Textos

2005. Jorge Díez / Ramon Parramon. INTRODUCCIÓN

TEXTO ESPECÍFICO PUBLICADO EN EL PERIÓDICO MADRID ABIERTO 2005

 

Madrid Abierto 2005 

Madrid abierto existe porque el arte, de una forma cada vez más evidente, se expande hacia campos de actuación mucho más complejos propiciados por la experimentación e investigación en el ámbito de lo público y su relación con la ciudad.

El arte es una práctica transversal, con capacidad de relacionar cosas, evidenciar otras, impulsar de nuevas, y con la posibilidad de participar activamente en la labor compartida de transformar o incidir en la realidad social. El arte pierde sentido cuando se plantea como disciplina independiente. De hecho el arte requiere de personas que se posicionen social y políticamente en torno una forma de entender y activar prácticas culturales y en relación con múltiples realidades existentes, para convertirse en una actividad más dentro de la trama social y política, asumiendo un rol activo. Una palabra que define este rol activo es la de “generador”. Generar es activar algo poniendo en relación situaciones propias de la especificidad del lugar, de los elementos circunstanciales de la temporalidad y encajarlo con las infraestructuras y mecanismos existentes para poderlo producir. Pero generar también implica cuestionar, poner en crisis dispositivos preestablecidos y consensuados en las dinámicas culturales institucionalizadas. Generar es evidenciar conflictos y romper situaciones ficticias que pretenden el consenso.

En este sentido es destacable señalar la importancia del papel que desempeña Madrid Abierto cuyo objetivo es activar prácticas creativas en un territorio concreto, poniendo en relación especificidades propias del lugar y el momento en que se llevan a cabo. Activar y generar procesos de trabajo extendidos en el tiempo, impulsar la inmersión en el lugar e interactuar en una parcela del espacio público que incide en el ámbito social. Madrid Abierto es un programa que parte de esta premisa de incidir en la esfera pública, tomando como escenario distintos espacios de la ciudad de Madrid, planteando nuevos formatos y utilizando canales o infraestructuras existentes a través de un campo de acción que implique a las personas, tanto en su proceso como en la búsqueda de otros públicos.

A través de su convocatoria internacional, Madrid Abierto ha seleccionado una serie de proyectos que inciden en alguno de estos aspectos comentados. El jurado formado por Jorge Díez, director de Madrid Abierto, Rosina Gómez Baeza, directora de ARCO, Bartolomeo Pietromarchi, Secretario General de la Fondazione Adriano Olivetti y Ramon Parramon, comisario de Madrid Abierto hemos propuesto los siguientes proyectos de los 439 presentados: Familias Encontadas de Fernando Baena para el Círculo de Bellas Artes. El Museo Peatonal de María Alós y Nicolás Dumit Estévez. Soy Madrid de Simon Grennan y Christopher Sperandio. Espacio Móvildel colectivo La Compañía de Caracas (Ángela Bonadines y Maggy Navarro). Taxi Madrid de Anne Lorenz y Rebekka Reich. Zona Vigilada de Henry Eric Hernández. EL RÍO, las cosas que pasan  de Raimond Chaves. Proyecto para el Paseo del Prado de Oscar Lloveras. Proyecto para el Paseo de la Castellana del Colectivo Tercerunquinto (Julio Castro, Gabriel Cázares y Rolando Flores). Mirador Nómada de José Dávila para la Casa de América. Estos dos últimos han sido seleccionados entre los propuestos por Carlos Ashida por el acuerdo de colaboración con México. Además se seleccionaron los proyectos Simulacro Simétrico de Key Portilla , Maki Portilla , Tadanori Yamaguchi y Ali Ganjavian y Valla de Seguridad de Gonzalo Sáenz de Santamaría y Berta Orellana que nohan podido realizarse en esta edición por circunstancias técnicas.

Madrid Abierto, en su segunda edición ha tenido una creciente participación de propuestas, lo que conduce a consolidarlo como un programa pertinente que cubre un vacío en este tipo de prácticas y que adquiere el compromiso, por parte de las instituciones implicadas, de dar continuidad a formas experimentales que actúan en el ámbito de lo público. Madrid Abierto incide, en esta segunda edición, en plantear la actividad artística, no como una práctica parasitaria o de resistencia, sino como una práctica de activación. No como una práctica absolutamente autónoma, sino como una práctica de interacción con otros agentes capaces de contribuir a dinámicas que incurren en ámbitos específicos de la complejidad social, de la complejidad de las relaciones humanas y en redes involucradas en intereses colectivos. De hecho es entender que además de señalar y evidenciar se puede transformar, participar y activar.

 

Jorge Díez / Ramon Parramon

 

 

 

 

 

05pvtb0349